España – Sorprendente biodiversidad marina en una playa artificial

Fuente

Un estudio ha identificado 514 especies marinas en la zona de baños del Fórum de Barcelona, una playa artificial catalana muy afectada por diferentes impactos antropogénicos. Esta alta biodiversidad (que incluye también la presencia de especies exóticas) es un descubrimiento bastante sorprendente en un hábitat marino tan transformado como el de esta pequeña playa urbana.

Son autores de la investigación los expertos Manuel Ballesteros y Àlex Parera, de la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona (UB), junto con Miquel Pontes, del Grupo de Estudios Vida Marina (VIMAR); Xavier Salvador, del Instituto de Ciencias del Mar (ICM) adscrito al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España, y Guillermo Álvarez, de la Federación Catalana de Actividades Subacuáticas (FECDAS).

La playa del Fòrum, situada entre la desembocadura del río Besòs y el puerto del Fòrum, es una zona de superficie reducida, bastante cerrada pero comunicada con el mar abierto. Buena parte de la zona estudiada se dedica a las actividades deportivas náuticas (tiene una escasa navegación de pequeñas embarcaciones recreativas) y al baño de la población.

Después de más de 250 horas de inmersión, los expertos de la UB-IRBio y los equipos de colaboradores voluntarios de ciencia ciudadana de la FECDAS y de VIMAR analizaron la vida marina de la playa del Fòrum. Moluscos, peces, crustáceos y algas son los grupos más abundantes identificados en el estudio, de acuerdo con el análisis posterior de las fotografías y de los especímenes examinados en el laboratorio.

El hábitat marino de este entorno artificial resulta bastante estable, «y ese podría ser uno de los factores que motivan esta gran biodiversidad», explica el profesor Manuel Ballesteros, del Departamento de Biología Evolutiva, Ecología y Ciencias Ambientales de la UB. «Sorprende la gran diversidad específica encontrada en la zona de baños —514 especies marinas—, ya que es un área bastante contaminada antrópicamente, con restos de obras de la propia construcción del muelle, efluentes de la depuradora del Fòrum y otros desechos (toallitas, trozos de plancha metálica, envases de plástico, latas de bebida, etc.)».

Además de las especies exóticas, los organismos que más se han beneficiado de la transformación urbanística del litoral del Fòrum son algas, esponjas, briozoos y tunicados coloniales, y peces típicos de sustratos rocosos, es decir, especies bentónicas que se asientan sobre un sustrato duro.

Algunas especies de algas e invertebrados bentónicos son capaces de asentarse en la superficie de las paredes verticales de la playa urbana, así como en las escaleras del fondo de la zona de baños y en la base de hormigón de los pilotes.

«Las piedras que se encuentran a poca profundidad crean un buen hábitat para las especies de invertebrados infralapidícolas, tanto para los móviles como para los sedentarios. En el fondo fangoso, más allá de los pilotes centrales, las especies capaces de enterrarse encuentran su hábitat ideal. Es también una buena zona de puesta de sepias y de liebres de mar, y algunas especies de peces encuentran allí una zona de refugio durante su fase juvenil», explica el experto Àlex Parera, del Departamento de Biología Evolutiva, Ecología y Ciencias Ambientales de la UB.

El descubrimiento de quince especies marinas exóticas en la playa del Fòrum apoya la hipótesis del fenómeno de tropicalización que se estaría produciendo en algunas áreas del Mediterráneo según algunas investigaciones. «Con el aumento de la temperatura del agua, sobre todo en el interior de puertos y marinas, estos hábitats costeros son cada vez más propicios al asentamiento de especies procedentes de aguas más cálidas», remarca el experto Miquel Pontes (VIMAR).

En el caso de la liebre de mar Bursatella leachii, un invertebrado que solo aparece en la playa del Fòrum de forma esporádica, todo indica que no tiene un impacto negativo para otras especies marinas. Como se alimenta de diatomeas, este molusco no compite con otras especies autóctonas de liebres de mar, que son macroherbívoras.

«Ahora bien, el poliqueto Branchiomma luctuosum es una especie exótica más abundante que Bursatella leachii y está presente casi todo el año. Por ello, podría entrar en competencia con otras especies filtradoras y suspensívoras», puntualiza Xavier Salvador (ICM-CSIC).

Según el estudio, la nacra (Pinna nobilis) —el mayor molusco bivalvo endémico del Mediterráneo— ha desaparecido de esta playa urbana. En 2018, a una profundidad de dos metros en la zona de baños, se pudieron contabilizar cuatro ejemplares vivos, además de algunas conchas vacías de la misma especie.

«Desgraciadamente, en inmersiones posteriores se ha comprobado que todos los ejemplares estaban muertos, muy probablemente debido a la infección causada por el protozoo Haplosporidium pinnae, que ha diezmado las poblaciones de nacras en casi todo el Mediterráneo», apunta Guillermo Álvarez (FECDAS).

El deterioro de la calidad del agua —en especial, por las aportaciones del río Besòs y los efluentes de la planta depuradora del Fòrum— es uno de los factores principales que pone en riesgo la conservación de las poblaciones de especies marinas en el litoral urbano. Tampoco ayuda el comportamiento de algunos bañistas o visitantes, que tiran residuos a la playa urbana y amenazan la biodiversidad marina.

«Incluso se han encontrado especies de algas e invertebrados que viven encima o debajo de placas metálicas, en latas vacías o asociadas a toallitas», detallan los autores. «Parece una incongruencia, pero a pesar del aspecto deplorable de algunas zonas por la acumulación de basura marina, algunas especies pueden aprovecharse del sustrato originado por estos materiales».

Para preservar los valores ecológicos del medio marino en la zona de baños del Fòrum, sería importante impulsar diversas medidas en el futuro: «Limpiezas periódicas de la playa urbana, potenciar la educación ambiental de los visitantes —con un acento especial en los grupos escolares y los jóvenes estudiantes—, prohibir que se tiren objetos al agua e instalar contenedores ecológicos como acciones prioritarias» son las acciones prioritarias que recomiendan los autores.

El estudio se ha publicado en las Monografies de la Institució Catalana d’Història Natural —una filial del Instituto de Estudios Catalanes—, cuyo jefe de edición es el catedrático Juli Pujadé-Villar, de la Facultad de Biología de la UB. (Fuente: UB)