Proyecto para rastrear desechos en el mar representará a Perú en concurso de la NASA

Fuente: Agencia Andina – Killa Cuba

Un equipo de jóvenes peruanos desarrolló un programa que usa inteligencia artificial para detectar desechos plásticos que se encuentran en océanos y zonas costeras. La propuesta, denominada «Track the plastic», es una de las tres elegidas para representar al Perú en la fase internacional del evento NASA Space Apps Challenge 2021.

“Track the plastic” fue planeado en solo 48 horas como parte de la fase local del desafío Space Apps de agencia espacial estadounidense, la hackatón más grande del mundo que se realizó -de manera virtual- en el país el pasado 2 y 3 de octubre.

Durante el evento, el equipo Paulet X asumió el desafío planteado por la NASA que consistía en utilizar tecnología de inteligencia artificial y aprendizaje automático para plantear una solución a la contaminación de playas y océanos. Así nació “Track the plastic”, iniciativa que obtuvo el segundo lugar de entre casi 200 proyectos, creados por 1,600 inscritos.

¿Cómo funciona?

La innovadora propuesta utiliza imágenes satelitales de la NASA, inteligencia artificial y asistentes virtuales para monitorear los desechos plásticos en los océanos y zonas costeras.

“En nuestra página principal se puede ver qué cantidad de plástico hay en las áreas marítimas de los distintos países. También tenemos un mapa de calor, en el que, por medio de pines de locación, se puede visualizar las áreas más contaminadas. Haciendo clic, aparece una ventana emergente que muestra información como la longitud, latitud y coordenadas”, indicó a la agencia Andina Moisés Ñañez, integrante del equipo.

Además de las imágenes satelitales proporcionadas por la NASA, los usuarios pueden subir fotografías a la plataforma para alimentar la base de datos. A través de un chatbot, cualquier persona puede reportar la presencia de residuos plásticos en una zona costera. Un algoritmo procesa estas imágenes y es capaz de determinar el tamaño de los residuos sólidos y el tipo de materiales que la componen.

Toda la información proporcionada por los usuarios será almacenada en una base de datos y se incorporará en el mapa de calor. Las zonas con mayor contaminación aparecerán resaltadas a fin de alertar a las comunidades locales y motivarlas a actuar.

Formando agentes de cambio

“Track the plastic” proporciona información que puede ser utilizada tanto por la comunidad científica como por instituciones privadas o públicas para diseñar políticas de preservación de ecosistemas marinos.

Además de ser una plataforma informativa, el equipo se planteó el reto de involucrar activamente a la ciudadanía en el cuidado de las playas. Por ello, la página web permite compartir información que los usuarios consideren relevante.

También crearon el hashtag #TrackThePlastic en Twitter, cuyo objetivo es alertar sobre espacios contaminados y crear un movimiento de ciudadanos que participen activamente en el cuidado de las zonas costeras.

“Es una solución mundial enfocada en las comunidades que se organizan para realizar jornadas de limpieza de playas. En el Perú también están comenzando a aparecer estas iniciativas. La idea es brindar las herramientas para facilitar la labor”, sostuvo Pedro Montenegro, miembro de Paulet X.

Por ahora, la página de “Track the plastic” ha sido diseñada en una versión demo, pero el grupo espera que su clasificación a la fase internacional del concurso de la NASA les de suficiente visibilidad como para conseguir inversores que apuesten por hacer realidad su proyecto.

Un fondo de financiamiento les permitiría costear un espacio en la nube para alojar su base de datos y alquilar los satélites de la NASA o la Agencia Espacial Peruana con el fin de acceder a imágenes satelitales en tiempo real.

El equipo Paulet X está conformado por Jhonatan Camasca y Virginia Monroy, ingenieros especializados en Big Data; Pedro Montenegro, ingeniero especializado en Inteligencia Artificial; Moisés Ñañez, ingeniero de sistemas; Brenda Jáuregui y Ana Roncal, diseñadoras UX.

Los jóvenes profesionales peruanos aseguran que contar con un equipo multidisciplinario fue determinante para que el proyecto se desarrollara de manera satisfactoria. “Como grupo hemos tenido que ser flexibles y estar abiertos a escuchar el punto de vista del otro. Además, la presión por el tiempo hizo que las ideas fluyeran mucho más y llegáramos a una solución de manera rápida”, señaló Virginia Monroy.